Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cualquiera que haya vivido épocas pasadas de la tecnología, con los televisores que utilizaban tubos de rayos catódicos, tiene que reconocer que esos productos se compraban pensando en que iban a durar toda una vidaen nuestro salón.

Siempre es interesante ver las cosas con perspectiva y darnos cuenta de que la tecnología actual está diseñada para durar lo mismo que aquella, o incluso más, pero la realidad es que los ciclos de vida son más cortos. Lo son porque nos apetece renovar con mayor asiduidad y mejorar la experiencia con los avances que nos presenta el mercado cada año. Siempre que el bolsillo lo permita.

Es cierto que las diferentes tecnologías de pantallas planas han tenido unos primeros años menos certeros, con errores de juventud, pero se han ido refinando hasta conseguir un estado de madurez que hace que podamos confiar plenamente en la duración de las nuevas pantallas, como las de los televisores QLED TV de Samsung.

No existe ningún problema de peso para asegurar que modelos de gama alta, y algunos más modestos, son capaces de acompañarnos una década sin demasiado gesto de fatiga. ¿Cuánto puede durar una pantalla? Vamos a conocerlo.

La larga vida de una pantalla QLED TV

Es interesante conocer lo que dicen los fabricantes y enfrentarlo con una realidad que todavía es muy joven como para hablar de ciclos de vida completos. La mayoría de ellos aseguran que un buen televisor LED puede presumir de moverse entre 60.000 y 100.000 horas de vida útil. En el caso de los QLED TV de Samsung y su tecnología superior, nos vamos por encima del valor más alto.

100.000 horas de vida útil es equivalente a estar 45 años usando el televisor durante 6 horas al día

Llegar a esa cifra no quiere decir que el televisor deje de funcionar, más bien que pasa a hacerlo con unos parámetros que no son los ideales, aquellos que nos vendió el creador en el momento del encendido del producto.

Cuando hablamos de vida, siempre lo hacemos pensando en el componente principal de una pantalla, que es el panel, pero la realidad es que la mayoría de los problemas suelen estar asociados a otros elementos. De hecho, es mucho más probable que se rompa algo en la circuitería antes de que el panel sufra algún problema grave, más allá de la degradación del brillo o la aparición de algún píxel muerto a lo largo de los años.

Los televisores QLED TV están compuestos por un material inorgánico que no sufre degradación. Logos de televisión o imágenes estáticas no son un problema para esta tecnología basada en Quantum Dots. De hecho, Samsung es el único fabricante que nos promete diez años de garantía ante el marcado de pantalla. En resumidas cuentas, en condiciones normales, no parece que debamos preocuparnos demasiado sobre la vida de nuestro televisor.

¿Por qué querríamos jubilar al televisor?

Nos ha quedado claro que están diseñados para durar, otra cosa es que la vorágine tecnológica nos empuje a tener un producto mejor en un tiempo más corto de lo que pensábamos. Los televisores se han situado al nivel de dispositivos más jóvenes en nuestras vidas, como los móviles, y presentan novedades significativas de forma anual.

Que la tecnología avance no necesariamente quiere decir que nuestro equipo se quede obsoleto, más bien significa que hay ciertas calidades de los contenidos a las que no podremos acceder, esto es, no podremos disfrutarlos a la máxima calidad posible en un momento determinado. A continuación, veamos algunos de los motivos para ‘dar de baja’ nuestro viejo electrodoméstico.

1. Un modelo más grande

Si antes un televisor de 55″ era grande, ahora lo son las 65-75″. Nace la categoría de ‘pantallas de gran pulgada’

La principal razón por la que uno se plantea renovar su televisor es el tamaño. Sí, por el mismo dinero que cuando lo compramos nos están ofreciendo paneles cada vez más grandes y con mejores dimensiones.

Si te cabe en casa, lo lógico es que el cambio sea siempre a mayor, es algo que motiva bastante a la hora de plantear la renovación. Según anuncia la propia Samsung, en 2017 alcanzó una cuota superior al 20% en el mercado global de televisores colocándose en posición de liderazgo y en sus estadísticas se puede comprobar cómo el aumento de pulgadas es un hecho.

2. Un diseño que se integre mejor

El esfuerzo que se está haciendo en diseño en los últimos años también es algo a valorar: nos ofrecen televisores más apetecibles, delgados y variados. En definitiva, productos que se integran mejor en el ambiente de la habitación.

Esto es un factor que cada año, como la moda, va a cambiar. Nos encontraremos con productos más esbeltos y minimalistas, con menos cables de por medio, como la propuesta de cable único casi invisible de Samsung que enlaza el televisor con la caja de conexiones One Connect. Ahora, está en cada uno -y su economía- valorar si el cambio merece la pena.

3. Saltar a resolución UHD es ya un estándar

La Ultra Alta Definición (UHD/4K) de los televisores QLED TV llegó para quedarse. No es una especificación compleja de asimilar por el mercado como ocurrió con los paneles 3D, el aumento de resolución es una evolución necesaria.

Esa capacidad de resolución permite crear televisores mucho más grandes sin perder calidad y la realidad es que los creadores de contenido ya han decidido que ese es el estándar en el que tienen que gestar sus series, juegos, programas y películas.

Aquí Samsung ha desarrollado componentes propios como 4K Q Engine. Se trata de una tecnología que convierte las imágenes de calidad SD y Full HD en formato 4K. Para ello, se emplean algoritmos basados en inteligencia artificial.

Si tienes que comprar un televisor ahora no debes asustarte por la aparición de noticias que hablan de paneles con resolución 8K. Obviamente, es algo que llegará; de hecho, los Juegos Olímpicos de Tokio retransmitirán de esa forma algunos contenidos. Pero faltan muchos años para que los productores de contenido puedan afrontar este cambio de forma generalizada.

4. Contenidos más fieles con HDR

Al mismo tiempo que la resolución UHD se está introduciendo en nuestros televisores, tenemos la tecnología HDR, con diferentes especificaciones y compatibilidades, pero con un mismo fin: mejorar el nivel de contraste y color de lo que vemos, escena a escena. Hacerlo de la forma más dinámica posible requiere de procesadores rápidos y paneles brillantes.

El brillo de los televisores QLED TV puede alcanzar hasta 2.000 nits, que es entre 3 a 4 veces más que en los televisores convencionales

El HDR es un apartado que se está constantemente dibujando en las mesas de ingenieros y productores de contenidos, por lo que lo veremos progresar bastante en próximos años. A día de hoy, HDR10+, impulsado por Samsung y Amazon, mejora el HDR10 con el empleo de metadatos dinámicos y, al contrario que Dolby Vision, es un estándar abierto y libre.

5. Un televisor para jugar

Las nuevas generaciones de televisores reúnen buenas condiciones para los jugadores que sabrán valorarlas además de sus generosas dimensiones, como las altas resoluciones y el bajo tiempo de respuesta. Por ejemplo, la nueva gama QLED TV de Samsung ha conseguido mejorar el tiempo de respuesta de forma importante dejándolo en 15,4 milisegundos respecto a los 21 ms de la línea 2017, ideal para juegos FPS.

Además, se han añadido modos especializados de juego en los que se eliminan zonas borrosas y parpadeos. Nos referimos, por ejemplo, a Game Motion Plus. Los televisores Samsung 2018 con pantalla de 120 fpstambién pueden reproducir juegos a esta frecuencia, en formato 1080p.

6. Mejor interacción con el TV

El televisor es el principal centro de entretenimiento de la casa y requiere de buenos sistemas de control. Ya es una realidad que los mandos son más capaces y sencillos, también que el televisor se lleva bastante bien con nuestros dispositivos móviles. Pero, posiblemente, el momento más interesante está por llegar con la incorporación de los asistentes de voz.

No nos referimos únicamente a controlar tu televisor con la voz, más bien a relacionarnos con él mediante la inteligencia artificial.

Consejos para una vida más larga

El secreto de la calidad de imagen está en el brillo, cuanto más consigamos tener y mejor sepamos distribuirlo en el panel, mejores resultados obtendremos. En los televisores QLED TV de Samsung esta capacidad es muy elevada y nos asegura una degradación mínima a lo largo de los años.

Para garantizar la integridad de los componentes, el propio televisor y nosotros tenemos que elegir los parámetros de funcionamiento óptimos, también las mejores condiciones en las estancia. Os presentamos algunas recomendaciones generales para conseguir estirar la vida útil de nuestros aparatos de televisión:

  • Ajustar el brillo y el contraste teniendo en cuenta las condiciones de la habitación hará que el sistema tenga un funcionamiento más eficiente, a la larga, una mayor vida. Por ejemplo, si la estancia tiene una iluminación baja, no hay razón para poner el brillo al máximo del televisor. Los sistemas inteligentes del televisor nos ayudarán con estos ajustes.
  • Los televisores QLED TV nos invitan a seguir funcionando cuando dejamos de ver una serie o un programa, lo hacen a través de Ambient Mode, una tecnología gracias a la que el televisor se fusiona con la pared pasando totalmente desapercibido. Es muy útil descubrir que se pueden hacer cosas en estos periodos de reposo, pero también debemos darle descanso al televisor: ahorraremos algo de energía y le regalaremos más horas de vida al panel.
  • Una buena ventilación. Un televisor de grandes dimensiones va a estar usando bastante energía y generando calor. Aunque se ha avanzado mucho en este sentido, no está de más contar con una instalación ventilada, sin otros elementos que le den calor o la acción directa del sol.

Parece claro que el cambio de televisor ya se está produciendo por interés propio del usuario, por querer disfrutar de nuevos estándares, más que por la rotura, el mal funcionamiento del aparato o su obsolescencia.

Aun así, no hay pausa, la industria avanza a marchas forzadas para conseguir que la experiencia audiovisual sea mejor. Lo comprobamos con los paneles de mayor resolución, con los sistemas dinámicos de mejora de imagen, como puede ser HDR10+, o con los procesadores que gobiernan los parámetros de imagen y la inteligencia artificial.

QLED TV Samsung QE55Q8FN 4K HDR Smart TV


Producto disponible en El Corte Inglés.
Descubre todas las ventajas que ofrecen los Tecnoprecios.

El Corte Inglés

Comprar ahora