Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La televisión ha cambiado sustancialmente en la última década. Lo que se consideraba “normal” en el tiempo de los televisores de tubo (CRT o Tubo de Rayos Catódicos), casi de un día para otro dejó de serlo, en el mismo momento en el que los LCD llegaron al salón.

Esas primeras pantallas planas eran de tipo HD o 720p, con resolución de 1.280 x 720 píxeles. A modo de comparación, los televisores de tubo tenían una resolución PAL de 768 x 576 píxeles. Después, llegaron los Full HD con 1.920 x 1.080 píxeles y, por último, a la espera de que se presenten los 8K en algún momento del futuro, aterrizaron los modelos 4K (o UHD asumiendo una equivalencia aproximada entre 4K y UHD) con 3.840 x 2.160 píxeles.

Píxeles cada vez más numerosos y pequeños

Además de la resolución o número de píxeles, hay un parámetro que ha ido cambiando drásticamente con cada salto tecnológico: el tamaño de los píxeles. Si tomamos un mismo tamaño de diagonal, como puede ser 32″, para un televisor CRT con resolución PAL, el tamaño de píxel es de 0,865 mm. Si subimos a resolución HD, el tamaño de píxel baja hasta los 0,553 mm. Con Full HD, la cifra es de 0,369 mm y, para 4K, tenemos 0,184 mm. En definitiva, no es el tamaño de la pantalla, es el del pixel lo que importa yendo al fondo de la cuestión.

La elección de un televisor en los tiempos del 4K necesita tener en cuenta otros factores más allá de lo que se consideraba “normal” para un televisor no hace mucho. En los cines pasa un poco lo mismo: seguimos eligiendo asientos en butacas hacia la mitad de la sala, cuando en la mayoría de las salas, el punto óptimo está en entre las filas 5 y 10.

Las matemáticas no mienten: para una resolución 4K, con un televisor de 32″ el tamaño de píxel es 4,7 veces menor que en un televisor CRT. Y 2 veces menor que en un televisor Full HD. Si tuviéramos que leer un texto en pantalla, para una misma distancia y diagonal, con un televisor 4K veríamos el mencionado texto casi 5 veces más pequeño.

Considerando que el tamaño de los televisores CRT se elegía de forma que las emisiones se viesen bien, ni grandes ni pequeñas, llegamos a la conclusión de que los televisores 4K precisan de diagonales de pantalla mayores para tener una experiencia de visionado óptima.

El salón, a la medida del televisor

En su momento, incluso los diseños de los salones estaban condicionados por el tamaño del televisor. El mobiliario tenía un hueco adaptado a los televisores de tubo con diagonales que raramente pasaban de las 32″. Con la llegada de los equipos planos, muchos muebles ni siquiera dejaban espacio para instalar modelos con las pulgadas adecuadas.

Ahora, en la era de las 4K, la situación está cambiando, aunque los usuarios no siempre tienen una referencia clara sobre cómo elegir un tamaño de pantalla óptimo. Al mismo tiempo, La estética y distribución de los salones están experimentando un viraje hacia conceptos más diáfanos y minimalistas en los que el televisor cuenta con mayores espacios.

Además, éste ha ido madurando y asumiendo más “responsabilidades”. La clásica actividad de ver la tele está perdiendo mucho protagonismo en favor del streaming, las funciones smart, el acceso a Internet o incluso el gaming. A todo ello, se suma una nueva funcionalidad abanderada por Samsung. Se trata de la posibilidad de convertir al televisor en un elemento activo de la decoración del hogar gracias a tecnologías como Ambient Mode, implementada en los nuevos Samsung QLED TV 2018.

Al tiempo que el televisor multiplica sus prestaciones, la tecnología lo hace “adelgazar” tanto en grosor como en peso facilitando su instalación en la pared para liberar espacio útil. Eso sí, hay que entender las necesidades de tamaño de diagonal de los televisores actuales para que la experiencia de uso sea óptima. Y, de paso, olvidarse de los prejuicios asociados con la tradición adquirida durante décadas de uso de aparatos CRT.

Cómo elegir un televisor 4K

El tamaño de píxel es un parámetro clave para tomar una decisión de compra, y diagonales de pantalla de 65″, en muchos casos, son la referencia mínima. Puede parece un tamaño exagerado, pero no lo es en absoluto.

Recordamos que el tamaño de píxel de los televisores de tubo con diagonal de 32″ era de 0,865 mm. Para conseguir dicho tamaño con un modelo 4K con la misma distancia de visualización, necesitaríamos una diagonal de 150″ aproximadamente. Nada menos. Que no cunda el pánico: en realidad, el tamaño de píxel ideal no es tan grande como podría pensarse a raíz de los cálculos hechos para CRT.

Hay algunas tablas que ofrecen un margen de opciones para combinar distancias de visualización y tamaños de pantalla. En ellas, encontramos una buena referencia para elegir el televisor adecuado, no ya para nuestro salón, sino en valor absoluto, para y por la pantalla. La buena noticia es que, como decíamos antes, el televisor se convierte en un elemento activo de la decoración y, además, es posible colgarlo en la pared sin que su instalación suponga complicación alguna.

Yendo al grano, en páginas como la de RTings afirman que, para un televisor 4K y una distancia de visualización de 2,4 metros, la diagonal mínima es de 65″. Pero 65″ también se pueden tener a una distancia de “solo” 1,2 metros. El tamaño de píxel importa, como se puede ver. Y en los televisores 4K hay que aumentar mucho el tamaño de la pantalla para que aumente el tamaño del píxel.

Si instalamos el televisor en la pared, sistemas como No gap de Samsung son perfectos: gracias a la conexión del televisor con la caja externa de conexiones One Connect a través de un cable único de fibra óptica, podemos pegar el televisor a la pared como si fuera un cuadro. En este caso, la distancia de visualización aumenta unas decenas de centímetros, por lo que no sería descabellado dar el salto a las 75″ de la serie Q9, o las 82″ de la serie Q6. Así, podemos extender la distancia de visualización a los tres metros.

Flexibilidad ante todo

La recomendación teórica es una buena referencia, por supuesto, pero no es un dogma de fe. Con todo, es un buen punto de partida para empezar a hacer cálculos. Y, sobre todo, incorporar nuevas reglas para la elección de un televisor exentas de prejuicios estéticos y adaptadas a lo que realmente importa, que es conseguir una experiencia de visionado óptima para todo tipo de contenidos, sean series, películas, juegos o incluso la televisión tradicional.

No todo son contenidos 4K, todo sea dicho, pero la tendencia es la de que todos sean UHD a corto y medio plazo. Así pues, es importante evaluar la experiencia de uso del televisor no solo con material legacy como los DVD, las emisiones de la tele, o los contenidos Full HD de los proveedores de streaming. Incluso los juegos evolucionan hacia 4K y la siguiente generación de consolas usará más 4K que HD o Full HD. Así, mejor si pensamos con 4K en la cabeza para proteger la inversión que hagamos en el televisor.

Imágenes | RTings.com

QLED TV Samsung QE55Q8FN 4K HDR Smart TV


Producto disponible en El Corte Inglés.
Descubre todas las ventajas que ofrecen los Tecnoprecios.

Comprar ahora